logisticamanagement

Gestión de almacén: ¿qué es exactamente?

Hay muchos tipos diferentes de almacenes. Puede utilizarse con fines logísticos, como infraestructura de refrigeración o como sala dedicada al almacenamiento de productos de riesgo, es decir, productos peligrosos como los químicos o los productos estándar. La definición de gestión de almacén permite optimizar la gestión de la entrada y salida de las mercancías almacenadas.

Principio de almacenamiento

En principio, el almacén debe permitir la realización de operaciones administrativas y de manipulación o físicas. Por lo tanto, es esencial establecer una estructura conforme que permita la gestión adecuada de los flujos entrantes y salientes, y disponer de una zona de descarga y carga para todos los tipos de vehículos. Se debe elaborar un sistema de gestión de las existencias en función de la especificidad y los riesgos que representa el producto, así como permitir la buena circulación de los vehículos o carros autopropulsados dentro del recinto del almacén.

El método de gestión

En la gestión de un almacén, es importante disponer de un equipo de manipulación específico para la descarga y la carga de las mercancías. En cuanto al almacenamiento, también es importante que se haga sobre el terreno con material aislante con reactividad en la gestión de los incidentes para que no se altere la calidad del almacenamiento de las mercancías. Periódicamente se debe hacer un inventario para comprobar la capacidad de almacenamiento restante, comprobar las instalaciones y locales y tener una idea de las existencias restantes. En general, la gestión de existencias permite realizar una planificación de la entrada y la salida de mercancías, a fin de prever el suministro de existencias.

El procesamiento de las mercancías

Para una buena gestión de las existencias, es esencial establecer una metodología de trabajo. Esto permite un buen abastecimiento de existencias y la puesta en marcha de un sistema de eliminación y asimilación de los bienes disponibles. Se establece un estricto sistema de control de calidad desde el momento de la entrada. Deben ser colocados en áreas predefinidas. Y a la salida, para restar y colocarlos. Sin olvidar que para cualquier mercancía colocada en paletas, se debe hacer un tratamiento específico: ubicación en el suelo, codificación y reciclaje de las paletas vacías. Un aspecto a tener en cuenta en la definición de la gestión de almacenes es la gestión del aparcamiento. Todos los vehículos deben estar en funcionamiento directo, ya sea para la descarga o la carga de mercancías. El acceso al muelle debe ser lo más fácil posible para optimizar el tiempo de procesamiento. Las marcas deben hacerse en el suelo. El personal debe estar entrenado en la guía básica de vehículos. El área de parto debe estar bien iluminada. Se debe instalar un tope para evitar la manipulación del equipo durante la orientación.

Salir de la versión móvil